29 mar. 2012

Mi gordita

Amigos hay muchos. Hermanos también. Mejores amigos..., algunos dicen que pocos, que se logran contar con los dedos de una sola mano. Quizás hayan bastantes.
Pero existen mascotas... Que son más que eso, animales.
Son la adoración de uno. Algunas veces los tenemos desde pequeños. Se marchan y vienen otros. Pensamos que nunca adoraremos a otro como lo hicimos con el anterior pero nos encontramos con la sorpresa de que..., sí. Lo hacemos. Porque cada uno es diferente.
Les encanta jugar. O comer. ¡Dormir! Su tarea favorita. Algunos maúllan, otros ladran. Cantan, o no dicen nada más que "Glup, glup". Dan vueltas... Se comportan como niños y cuando los retamos son tan adorables que nuestra autoridad sobre ellos se balancea un poco.
Y cuando algo les sucede... Ya sea para su bien o para mal, a veces duele. Y las lágrimas son inevitables.
Ella es mi gordita hermosa. La llamo "Nihao" y aún no sé por qué. Tal vez porque así maullaba de pequeña. Para mí y mi madre, ella no es la mascota de la casa, es otra niña más, inquieta, juguetona y traviesa.
Le gusta el atún, la leche -supongo que así debería ser- y los vegetales. Siempre le doy de probar mi helado (generalmente de chocolate) y se lo termina tomando todo. Pero no le agradan los perros y es difícil de controlarla cuando ve uno. Y tampoco el encierro. Se vuelve loca si está sola en una habitación totalmente cerrada. 
Ama tanto dormir... Su lugar favorito para hacerlo es la cama de mi mami, y el mueble más grande de la sala. Eso sí, es difícil sacarla de ahí cuando ya está en su quinto sueño.
Y ¡oh! Tiene cinco gatitos más. Son una ternura como su madre. Cuando juegan los seis es digno de una fotografía familiar. Ah... Creo que no le gusta la música que escucho porque se levanta de mi lado cuando le subo al volumen de la laptop. Sin embargo, al rato regresa y ronronea esperando una caricia. Pero ella no está conmigo, actualmente. Y eso me entristece.
Sé que en el veterinario la cuidarán muy bien, sin embargo, es difícil saber que ella está vendada y adolorida después de una operación.
Mañana volverá conmigo. Pero -tal vez soy muy sensible- la extraño mucho. Me he acostumbrado a su maullido que un día sin escucharla es deprimente.
Mi madre la fue a ver y me dijo que no se podía levantar por el efecto de la anestesia. Pero, como siempre, es adorable.
¿Sabes? Mañana vendrá y volverá a decir "Miau" como solo ella sabe hacerlo :')
Con cariño, Aprendiz de Musa.

21 mar. 2012

Estrellas

Pues... Así es, mundo.
¡Veo estrellas por todas partes! Y no precisamente porque esté mareada, o me haya golpeado. Anoche el cielo estaba estrellado, esta noche no tanto. Sin embargo, mi firmamento permanece pintorezco de ellas. Me siento extrañamente contenta, y guardo un poco de recelo, ya que mi felicidad nunca dura mucho.
Como sea, antes había estado reacia a escribir algo de "Sólo un minuto más" y eso, por... razones algo tontas. No sé, me sentía deprimida como si cualquier esfuerzo no fuera a valer la pena; tal vez porque ya se va a terminar la historia, o porque no estaba animada. No sé realmente, pero eso ya no importa.
¡Ahora estoy con la imaginación a mil! Solo que no quiero subir ningún capítulo más hasta que tenga el epílogo completo.
Hay tanto que decir en estos momentos... Que no sé si me voy a ir de largo.
A veces es bonito que la gente hable bien de ti, te hinchas de orgullo cuando los oyes y eso te hace querer hacer las cosas mejor o decir algo que les agrade más. Es grandioso. Pero... Hay ocasiones en las que ya no es bonita esa atención. No es por resultar ingratos, sino que... siempre hay ese factor triste y negativo (que no somos nosotros) que hace que te den ganas de estar a su altura para que los halagos dirigidos a ti no le afecten.
Está bien, quizás no a todos les suceda, pero a mí sí... Soy muy frágil en ese sentido y cambio de parecer a cada rato, por lo que me es fácil dejar algunas cosas atrás para regresar el camino que he recorrido y estar al lado de esa persona.
No es la razón por la que dejé de escribir Sólo un minuto más, pero sí me he descuidado emocionalmente por eso; me siento sobresaturada y quiero llorar. Pero no para sentirme tonta..., sino para despejarme porque es horrible guardarse todo sentimiento.
Quizás, una cosa insignificante que te moleste no vale la pena ser rescatada y discutirla, porque ¡es insignificante! Por eso siempre dicen (especialmente mi madre) "deja esas cosas atrás y sigue con tu vida". Sin embargo, yo pienso diferente.
En mi forma de ser, me gusta dejar todo claro. Hasta el más pequeño mal entendido. Porque sé que cargaré con la culpa (gracias a mi subconsiente) de no haber dicho algo, o de haberlo hecho. Es complicado. Así que... prefiero llorar, prefiero decir, prefiero escribir.
Prefiero eso y no guardarme todo esto.
Cada tropezón, rasguño, logro, enfado, tristeza, ilusión y desilusión, recuerdo, entre otros, contribuye una gotita más de lágrimas al vaso de mis sentimientos. Por eso no quiero que algo de cualquier tamaño se convierta en la gota que rebasó el vaso.
Wow... Es extraño que yo esté siendo prevenida con mis propios sentimientos, si soy tan descuidad. Pero así es. Y lo lamento por aquellos a los que les desagrada que la gente se queje de algunos aspectos de su vida (porque a mí misma me doy a entender que todo este post es una queja). No, realmente no lo lamento porque este es mi blog, mi mundo, mi espacio, y aquí escribo lo que soy. Me siento como Marcos (De "Sólo un minuto más, capítulo 11) Sin embargo, sigo viendo estrellas. Porque no importa lo que me detenga, hoy estoy feliz.
Simplemente... Feliz.
Gracias a quienes me apoyan. ^^
Y si alguien no comprendió el rebulicio que escribí, no se preocupe. No estoy padeciendo de alguna enfermedad, solo quería desahogarme.
Nos vemos, voy a tomar café y a seguir escribiendo... Porque la vida sigue. :)
Confundida pero feliz, Musa.

4 mar. 2012

Nia :)

Hola gente! ^^
Supongo que están pasándola bien. Yo algo confundida porque no sé si lo de Marzo Negro esté en pie. Bueno, sí. La noticia y eso está, pero hay que ver si la gente cumple. Por mi parte no he comprado ningún libro (T.T) y tampoco he ido al cine, etc, etc.
Como sea..., pasaba por aquí porque mi madre dejó desocupada la computadora y tengo que aprovechar el Internet antes de que se vaya la luz a causa de las fuertes lluvias (u.u) Aún sueño con el día en que mi computadora esté 100% bien! (¬¬)
Ok, ok.
¿Les ha pasado alguna vez que..., conocen a alguien por Internet y después de unas cuantas conversaciones son ¡grandes amigos!?
Bueno..., a mí sí.
En el foro Contest*Shipping encontré muchos amigos. Y algunos en particular... Entre ellos, mi Ñ.P.R.E. ^^
Sí, es algún tipo de código que usamos las dos para referirnos a nuestra amistad y a las similitudes que decimos tener.
Ella es castaña -algo rojizo su cabello-, ojos café pero que sorprendentemente llegan al marrón rojizo. Es alta (en eso no nos parecemos x'D), hasta cierto tiempo sabía que era modelo, no recuerdo haberle preguntado ahora último si sigue en lo mismo. ¡Y adivinen qué! Quiere ser actriz. Sé que lo va a lograr, porque siempre que conversamos es positiva. Está bien, no siempre. Y quizás no mucho..., tal vez poco. Ya. Ya.
Ella es grandiosa. Siempre tiene algo que decirme cuando estoy desanimada, es más que mi amiga, mi psicóloga. Recuerdo que al principio yo era la que la aconsejaba x'D Y después los papeles cambiaron. Fue un giro de 360º... pero nunca dejamos de ser amigas.
Lo único que nos separa son unos cuántos kilómetros (de provincia a provincia) pero nos une nuestro corazón ecuatoriano, y la Internet, claro está.
Sé de sus amigos porque conversamos mucho de ellos, como de los míos. Y para mí, aunque ella es mayor unos mesesitos, es como mi hermana.
Mi 'ñaña perdida recién encontrada' estuvo de cumpleaños y no la pude felicitar por el bendito Internet... Pero Nia, sabes que te adoro un montón, te admiro bastante y espero que hayas pasado el mejor cumpleaños de tu vida. ¡Son dieciséis! Oh... Rayos. ¿Cómo llegamos a este día? Si fue el año pasado por la tragedia de Japón que empezamos a hablar. Creo que nuestra amistad es una de las que más valoro.
Aguardo las esperanzas de que tu abue se recupere completamente y que tu sueño se cumpla porque sé que luchas por eso y además... Te lo mereces.
Señorita Stefanía, chica original y sonriente. ¡Felices dieciséis! nOn
Con cariño, tu Ñ.P.R.E.
Musa.